Poemas otoñales: Afanásiy Fet

otonoSeguimos en esta entrada con los poemas otoñales y hoy me gustaría dejaros la traducción del poema «Осенняя роза» de Afanásiy Fet (1820-1892), escrito el 18 de septiembre de 1886.

He de subrayar que hasta el momento solo he presentado algunos de los representantes del Siglo de Plata (o la Edad de Plata según algunas fuentes) de la literatura rusa, pero hoy nos encontramos ante un poeta muy notable del Siglo de Oro[1]. Afanásiy Fet, cuyo nombre verdadero era Afanásiy Shénshin, fue el académico correspondiente de la Academia de Ciencias de San Petersburgo (1886). Su poesía se caracteriza por tales temas como la naturaleza, los estados fugaces del alma humano, la musicalidad. Muchos de sus poemas se pusieron en música.

afanasiy_fet

Afanásiy Fet (1820-1892)

Fet era el partidario del «arte puro» que evitaba dirigirse a la realidad social, responder abiertamente a las preguntas ardientes de la contemporaneidad. A la vez su poesía, en el sentido más amplio, se fundamentaba en los estrictos principios vitales. El poeta, conmovido por reflejar en su poesía las «cuestiones existenciales», ha podido trasladar a sus versos la realidad material del mundo que se despliega ante el hombre. Sentía la vida como si fuera una fuerza todopoderosa y cautivadora («Весна и ночь покрыли дол» / La primavera y la noche revistiendo la valle), el poeta fundía su «yo» en la vida orgánica («Какое счастие: и ночь, и мы одни!», 1854 / ¡Qué alegría: de noche, y estamos solos!). La naturaleza despertaba las emociones líricas en Fet; el poeta pinta los fabulosos cuadros invernales («Какая грусть! Конец аллеи», 1862 / ¡Que pena! Es el final de la alameda), las fuerzas enigmáticas de la primavera («Ещё майская ночь», 1857 / Aún es la noche de mayo), las tardes y las noches («Шёпот, робкое дыханье», 1850 / Susurro, tímido respiro; «На стоге сена ночью южной», 1857 / En el pajar de noche sureña). La faz del alma permanece en constante movimiento, se llena de detalles vividos del mundo material, de las imágenes ilustrativas, está enriquecida de las sensaciones visuales y auditivas.

Afanásiy Fet es famoso por sus labores como traductor. Le pertenecen las traducciones de Horacio, Ovidio, Goethe, entre otros poetas de la antigüedad y tiempos presentes. Fet fue el primero en traducir al ruso el tratado de Arthur Schopenhauer «Мир как воля и представление» (El mundo como voluntad y representación), en 1881. Es el autor de varios libros de ensayos: «Мои воспоминания» (Mis recuerdos) escrito en 1890 en dos partes y «Ранние годы моей жизни» (Los años tempranos de mi vida), publicado en 1893.


TRADUCCIÓN DEL POEMA «LA ROSA DE OTOÑO»

(traducción propia)

 Осенняя роза

Осыпал лес свои вершины,
Сад обнажил свое чело,
Дохнул сентябрь, и георгины
Дыханьем ночи обожгло.

Но в дуновении мороза
Между погибшими одна,
Лишь ты одна, царица-роза,
Благоуханна и пышна.

Назло жестоким испытаньям
И злобе гаснущего дня
Ты очертаньем и дыханьем
Весною веешь на меня.

 La rosa de otoño

Se deshojaron las cimas del bosque,
Los jardines despojaron su rostro,
Del septiembre suspiro se siente, y las dalias
Con el aliento se quemaron nocturno.

En el hálito del frío,
Entre los caídos — tú,
Solamente tú, la rosa — reina
Despides el aroma y te ves pomposa.

A las pruebas crueles adrede,
Y al livor del día que se apaga,
Con tus contornos y tu fragancia,
Primaverales me expiras las notas.


ANÁLISIS DEL POEMA «LA ROSA DE OTOÑO»

En este poema se describe un otoño tardío, lo que nos demuestran los versos de la primera estrofa. El uso de las prosopopeyas es abundante, y no podemos no hacerles caso, por lo tanto, en la versión española se deberían conservar, ya que añaden al poema la viveza (que es una de las características de la poesía de Fet). Es como si estuviéramos delante de los personajes vivos, encarnados en la naturaleza, que se despiden de nosotros, como los actores cuando ha terminado la pieza se despiden del público.

El aliento frío del otoño deja la sensación de angustia por el verano que ha llegado a su fin, y la tristeza de las tardes largas del otoño que están por venir, llenos de los anhelos de primavera que aún queda por esperar.

Hay una contraposición en la segunda estrofa que resulta ser asombrosa; la rosa sigue siendo pomposa y aromática. Es algo inesperado encontrarnos con una rosa entre tantas flores que cayeron ante «el hálito del frío». Es un cuadro precioso y muy llamativo: por un lado, congeladas y enturbiadas las últimas flores otoñales, las dalias, y, por otro, vistosa y resplandeciente como el fuego en la noche — la rosa. El poeta la llama la reina. La rosa recibe gran respeto por parte del poeta. Es la que guía al personaje que ha perdido la esperanza para ser feliz, pero gracias a la rosa — reina, la recupera. Se alza junto con la rosa y encuentra las fuerzas para enfrentarse a «las pruebas crueles» y «al livor del día que se apaga».

En este fragmento podemos observar un paralelismo: «el día que se apaga» para la rosa es la noche otoñal y para el personaje simboliza la llegada de la vejez. Es una analogía bastante frecuente en la poesía rusa. Hemos de saber también que a lo largo de toda su vida Afanásiy Fet tuvo que enfrentarse a múltiples pruebas crueles o, podemos incluso, llamarlas retos.

La última estrofa contiene otro paralelismo que es el siguiente: la rosa que con sus contornos y su fragancia sopla y le recuerda al protagonista la primavera viene a significar que se siente aún joven. La primavera es el símbolo de la juventud y florecimiento.

Por último, es importante que sepamos qué gran valor el poeta atribuía al final de un poema. Fet consideraba que el final tiene que ser tal que no se pudiera añadir ni una palabra más. Así es como es el último verso del poema «La rosa de otoño». Los paralelismos que acabamos de analizar nos cuentan la historia de un hombre que se acerca a la senectud, pero a pesar de todas las desgracias, la rosa con su aroma y su belleza le recuerda sus días de jovenzuelo, de la primavera y la juventud eterna (como bien dice el dicho: no hay quince años feos) y el hombre sigue conservando la sensibilidad a lo hermoso de este mundo.


Se puede escuchar la versión rusa del poema, entrando a través del siguiente enlace:

y la música de Ernesto Cortázar con el nombre homónimo en el siguiente:

.


Para citar como un blog

Notas:

[1] A lo largo del siglo XIX, que se conoce como el Siglo de Oro de la literatura rusa, tanto la prosa como la poesía llegaron a su apogeo. «El régimen de monarquía feudal mantenía Rusia durante un largo período de tiempo bajo su yugo. Como consecuencia, la literatura ha ocupado un lugar especial y muy exclusivo en la vida social de la población. De aquí, que nos encontramos con la riqueza ideológica política, social y ética de la literatura. De aquí, que surge la peculiar postura de la crítica que cumplía las funciones de carácter no solamente estético, sino también socio-político, sustituyendo a la sociedad rusa lo que en aquellos tiempos alimentaba a la sociedad Occidental: los debates parlamentarios, las reuniones públicas, la aparición de nuevos partidos políticos y la ausencia de censura de la prensa política» (Nikoláy Piksanov).

En 1846 el pensador y filósofo, escritor, crítico literario y publicista ruso Visarión Belínskiy (1811-1848) escribió en su artículo «Взгляд на русскую литературу 1846 года» (Una mirada a la literatura rusa de 1846): «Las personas talentosas han existido desde siempre, pero ante todo embellecían a la naturaleza, idealizaban a la realidad, es decir, representaban lo inexistente, hablaban de lo fantástico, pero ahora ven a la vida y a la realidad en su verdad. De este modo, la literatura ha recibido el reconocimiento y gran importancia en los ojos de la sociedad».

Comentaríamos, en este aspecto, que la poesía de la segunda mitad del siglo XIX fue principalmente filosófica y realista. Entre los poetas más notables se encuentran: Nikoláy Nekrásov, Fiódor Tiútchev y Afanásiy Fet, además de Alekséy Tolstói, Apolón Maikov, Iván Nikítin, Alekséy Pleshéyev, etc.

Fuentes:

  1. http://www.kostyor.ru/biography/?n=94
  2. http://goldlit.ru/fet/223-osennyaya-roza-analiz
  3. https://www.youtube.com/watch?v=Mb_YLTlDTTc
  4. https://www.youtube.com/watch?v=vXBTVmgg_EY
Anuncios
Esta entrada fue publicada en El Siglo de Oro de la poesía rusa, Poemas otoñales y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Poemas otoñales: Afanásiy Fet

  1. Pingback: Afanásiy Fet: «Я тебе ничего не скажу…» | Traducimos la poesía rusa al español

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s