Es la hora de conocer a Poliksena Soloviéva {1}

Queridos lectores, hoy os ofrezco la primera parte de las varias entradas que estarán dedicadas a Poliksena Soloviéva. He decidido llamar esta secuencia de escritos: «Es la hora de conocer a Poliksena Soloviéva», una curiosa poeta y pintora rusa del Siglo de Plata. Me gustaría dejaros los títulos de sus antologías poéticas. Es curioso que son tantas, a pesar de que su trayectoria poética fue un tanto indefinida:

  • «Стихотворения» (1899) — Los poemas
  • «Иней» (1905) — Las heladas
  • «Плакун-трава» (1909) — La salicaria
  • «Тайная правда» (1912) — La verdad incógnita
  • «Перекрёсток» (1913) — La encrucijada
  • «Вечер» (1914) — La tarde
  • «Последние стихи» (1924) — Los últimos poemas/Los últimos versos

POLIKSENA SOLOVIÉVA: EL DOCEAVO HIJO 
(de la antología de Yevtushénko/redacción y traducción propia del artículo)

Poliksena Soloviéva (1867-1924)

Hubo tiempos en Rusia cuando tanto en las familias de clase baja (campesinos) como en las de clase alta se tenía poco conocimiento de los métodos contraceptivos, salvo de curandero, y por lo tanto no se sentía vergüenza por tener tantos hijos cuantos Dios regale. Sin embargo, los tiempos cambiaron: no existe en el mundo tanto espacio no poblado como en Rusia, aún así para tantos niños no hay cabida.

El último hijo en la familia de Seguéy Soloviév, histórico y rector de la Universidad de Moscú, fue Poliksena Soloviéva (1867-1924). Seguéy Soloviév siempre estaba sobrecargado de trabajo y permanecía en espera del nuevo tomo de «Historia de Rusia» que se publicaba anualmente. La familia vivía en un apartamento que la Universidad les concedió, sin mucha opulencia, a excepción de una magnífica colección de libros y el constante contacto con las personalidades que regían el mundo de la ciencia, la literatura, la música y el arte ruso.

No es de sorprender que Poliksena escribía poesía desde la edad más temprana, ya que en aquellos tiempos en el liceo se enseñaban los fundamentos de métrica. Había solo una cosa que se le podía reprochar a la jovencita poeta que llevaba cargada en sus hombros juveniles tanta influencia de las múltiples tendencias literarias: se sentía fascinada y por una, y por otra. Los poemas que Poliksena escribió  cuando tenía 8 años publicó su hermano Vsévolod en las revistas «Нива» (Niva[1]) y «Огонёк»(Ogonék[2]). Después sus poemas llenaron las páginas de las revistas editadas por los liceos. A pesar de tanto regocijo, este diluvio imitatorio no llegaba más allá. La poeta lo entendía y pensaba, tragando la desesperación:

 «Бессильна песнь моя, и не могу словами Я передать, что чувствует душа…»

«Qué impotente es mi cantilena, y no puedo transmitir con palabras lo que siente mi alma…».

Poliksena intentaba expresar sus sentimientos no solo a través de la rima, sino también de la pintura. Innokéntiy Ánnenskiy y Vasíliy Rózanov alabaron sus dibujos; aunque no sabemos si detrás de este alabo se escondía el simple deseo de cambiar de curso a esta simpática niña de una familia tan agradable, desviarla de la poesía a otro cauce. El hecho de que la misma poeta no idealizaba su poesía, cautivaba. Así es como explicaba la desafortunada elección del seudónimo Allegro:

«…я бессознательно искала восполнить тот недостаток жизненности, который так сильно чувствую и осуждаю в себе»

«…inconscientemente estaba buscando como completar aquella ausencia de vitalidad que siento con tanta fuerza y me echo en cara».


TRADUCCIÓN DEL POEMA «No sé para que nos encontramos…»

Мы встретились не знаю для чего                                       No sé para que nos encontramos,
И так же разойдемся мы случайно,             Ya que igual de casual será nuestra despedida,
Не открывая сердца своего                                              Sin abrirnos lo que siente el corazón,
И оставаясь друг для друга тайной.              Permaneciendo el enigma el uno para el otro.

Так иногда приснится странный сон,                          A veces, sueño con un extraño sueño,
Как будто невозможное случилось.                                       Como si lo imposible sucediera.
И на мгновение взволнован и смущен,                       Alarmado y perplejo por un instante,
И думаешь: зачем мне это снилось!                                       Piensas: ¡Por qué lo he soñado!

<1899>


DIBUJOS DE POLIKSENA SOLOVIÉVA

allegro_dibjos

Diseño de ropa para niños realizado por Poliksena Soloviéva. Los dibujos firmados con el seudónimo que se eligió Poliksena: Allegro.


Para recordar de qué se trataba en la primera parte de la entrada, utilice el siguiente enlace: Es la hora de conocer a Poliksena Soloviéva {2}


Para citar como un blog

Notas:

revista «Niva»

[1] Niva: una revista rusa semanal muy conocida de la mitad del siglo XIX y comienzos del siglo XX. Llevaba adjuntos los anexos. Se publicaba a lo largo de 48 años, desde 1869 hasta 1918. La revista para la lectura en familia, especialmente, para burgueses y pequeño burgueses.
[2] Ogonék: una revista rusa y soviética semanal cuyo contenido se centraba en los temas socio-políticos y literarios, además del arte. Se publica desde 1899 y aún se sigue editándose en la actualidad.

Fuentes:

  1. http://poetrysilver.ru/bio/202
  2. http://slova.org.ru/solovievap/index/
  3. http://poetrysilver.ru/bio/202
  4. http://artru.info/il/ar/45320/
Anuncios
Esta entrada fue publicada en El Siglo de Plata de la poesía rusa, Poemas de amor y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Es la hora de conocer a Poliksena Soloviéva {1}

  1. Pingback: Es la hora de conocer a Poliksena Soloviéva {2} | Traducimos la poesía rusa al español

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s