Es la hora de conocer a Poliksena Soloviéva {2}

POLIKSENA SOLOVIÉVA: EL DOCEAVO HIJO
(de la antología de Yevtushénko/redacción y traducción propia del artículo)

Entre los literatos Poliksena no gozaba de mucho reconocimiento. Sin embargo, es curioso que un día escuchó las palabras de buenas críticas que se salieron de la boca de uno de los poetas más ahorrativos en alabanzas y poco sonrientes — de Aleksandr Blok. Al parecer, el poeta se sentía de algún modo identificado con el arte creador de Poliksena Soloviéva. Ambos experimentaban pasiones no muy pasionales, mezcladas con la frialdad desprendida de plata, y plata cubierta por el velo negro fúnebre. Sobre la antología «Иней» (Las heladas) de Poliksena, Blok escribió lo siguiente:

«И вот мы встречаем новую и тихую поэзию. Она нова, потому что подошла в упор к открывшимся глубинам, и тиха, потому что только смотрит в них грустными целомудренными глазами. Совсем не уходя от живого, она притаилась, но не пролилась: она знает свою область: не вызывает из бездн темных существ, чтобы помериться с ними, и равно избегает громких славословий; – она вся «в благодарении» и «прощении».

«Estamos dando la bienvenida a una nueva y silenciosa poesía. Es nueva, ya que se aproximó al máximo a las profundidades que se abrieron, y es silenciosa porque mira las profundidades con unos ojos pudorosos y llenos de tristeza. Se zambulló, sin alejarse de lo vivo, pero sin derramarse a la vez: conoce su territorio, no despierta del abismo a las oscuras criaturas para echarles un pulso, y a la par evita los grandiosos elogios. Se llena de”gratitud” y  de “perdón”».

Fotografía de Poliksena Soloviéva en 1890

Cuando le felicitaron a Poliksena con esta crítica tan laudatoria, se comportaba de una manera muy extraña, enrojecía, palidecía, escondía los ojos, empezaba nerviosamente buscar algo con las manos, sea el rinconcito del mantel o  un pañuelo… y, de repente, saltó de su sitio, acelerando el paso se iba fuera, se echaba a correr para no escuchar más estas palabras repetitivas como el eco de la iglesia, palabras que, como la poeta misma creía, no merecía. Aquello que a otros les pareciera un cumplido, a Poliksena le parecía un reproche y acusación: «se aproximó al máximo a las profundidades que se abrieron» — ¿no serían estas palabras una indirecta de que no se atrevió a saltar, sacrificándose, a dichas profundidades? Y otra cosa más, «…y es silenciosa porque mira las profundidades con unos ojos pudorosos y llenos de tristeza», no sería un reproche más: ¡Ló único que hace es mirar en vez de saltar sin temores! Esto ya parece a la cobardía… Y si seguimos, todo se vuelve aún peor: «Se zambulló, (…), pero sin derramarse a la vez». ¡Sí, claro! En aquellos tiempos cuando humillados e insultados están en cada rincón, alrededor reina una sequía de almas, y cada uno debería derramarse como la lluvia en actitud de gratitud. ¡Cómo es posible vivir solo para si mismo y no atreverse a despertar «…del abismo a las oscuras criaturas para echarles un pulso…», ya que para combatirles, primero, hay que desafiarles!

Aún más Poliksena temía encontrarse con el propio Blok, de lo contrario descubriría su impotencia y su ineptitud de apoyar a los otros, no importa cuán de mucho lo quería hacer.


TRADUCCIONES DE VARIOS POEMAS 

ПЕТЕРБУРГ                                                                                         SAN PETERSBURGO

Город туманов и снов                                                                     La ciudad de nieblas y sueños
Встаёт предо мною                                                                                                  Se erige ante mí,
С громадой неясною                                                                                            Una mole confusa
Тяжких домов,                                                                                                         De atroces casas,
С цепью дворцов,                                                                                       Una cadena de palacios,
Отражённых холодной Невою.                          Reflejados en las aguas heladas de Nevá [1].
Жизнь торопливо бредёт                                           Camina la vida lenta y precipitadamente
Здесь к цели незримой…                        Aquí, en este mismo lugar, hacia la meta invisible…
Я узнаю тебя с прежней тоской,                                     Te reconozco con la misma angustia,
Город больной,                                                                                                 Una ciudad enferma,
Неласковый город любимый!                         ¡Una ciudad en absoluto cariñosa, predilecta!
Ты меня мучишь, как сон,                                              Me torturas, como si fueses un sueño,
Вопросом несмелым…                                                                Con una pregunta pusilánime…
Ночь, но мерцает зарей небосклон…     Está de noche, el horizonte se destella con el alba
Ты весь побеждён                                                                                                          Estás vencida
Сумраком белым.                                                                                       Por la blanca oscuridad.

<1901>                                                                                                                                <1901>

 (899x599, 63Kb)

Онлайн игра "Motorwars"

 (900x621, 54Kb)


Notas:

[1] El Nevá, el río en el noroeste de Rusia, fluye a través de la parte occidental de la región de Leningrado, uniendo el lago Ládoga con la bahía de Nevá del Golfo de Finlandia (mar Báltico). A pesar de que es un río de modesta longitud (tan solo mide 74 km, de los cuales 28 km están dentro de las fronteras de San Petersburgo), es el tercer río más caudaloso de Europa después del río Volga y el Danubio. Así es como el río Nevá divide San Petersburgo en islas, conectadas entre sí por los puentes que  se cierran cada noche para dar paso a los barcos.


Para recordar de qué se trataba en la primera parte de la entrada, utilice el siguiente enlace: Es la hora de conocer a Poliksena Soloviéva {1}


Para citar como un blog

Fuentes:

  1. http://poetrysilver.ru/bio/202
  2. http://www.liveinternet.ru/users/2991253/post117897898/
  3. http://poezosfera.ru/?p=3119
  4. http://centrodeartigo.com/articulos-enciclopedicos/article_88148.html
Anuncios
Esta entrada fue publicada en El Siglo de Plata de la poesía rusa, Poemas sobre ciudades y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Es la hora de conocer a Poliksena Soloviéva {2}

  1. Pingback: Es la hora de conocer a Poliksena Soloviéva {1} | Traducimos la poesía rusa al español

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s