¿De quiénes se enamoraban los poetas rusos? {1}

Hoy me he despertado y me ha venido a la cabeza una nueva idea. Si seguís mi blog, habéis podido notar que me gusta variar el contenido y no centrarme exclusivamente en la traducción de los poemas, sino que darles contexto histórico, biográfico, social, político, etc. Estuve pensando qué es lo que todavía no he abarcado y encontré la respuesta. Está claro que aún no he escrito prácticamente nada sobre las mujeres. Las musas y las grandes inspiraciones de los poetas rusos. Aquí os presento las primeras 3 damas que desempeñan un papel muy importante en el obrar artístico de Aleksandr Púshkin, Valériy Briúsov y Serguéy Yesénin.

MUJERES QUE INSPIRARON A UNOS DE LOS MÁS GRANDES DE LA POESÍA RUSA

Anna Kern (1800-1879)

1) Anna Kern y Aleksandr Púshkin

Anna Kern y Aleksandr Púshkin se conocieron en una de las tardes literarias en San Petersburgo. Dicen que al principio Anna no se interesó mucho por el gran poeta ruso. Solo después de haber leído sus poemas se quedó hechizada.

A los 16 años fue obligada a casarse con un general de 52 años del que era imposible que se enamorara. Huye de su marido. No todo le va como la ceda, pero al fin y al cabo consigue su propia felicidad, casándose por segunda vez a los 40 años.

La relación amorosa que mantuvo con Púshkin durante su visita a la finca Trigórskoe (un viaje que Kern realizó para ver a su tía), no fue muy duradera, pero si que apasionada. Púshkin pierde la cabeza de amor por Anna y repleto de emociones le dedica uno de sus poemas más conocidos «Я помню чудное мгновенье» (Me acuerdo de este momento prodigioso).

Trigórskoe

2) Nina Petróvskaya y Valériy Briúsov

Petrovskaya NI.jpg

Nina Petróvskaya (1879-1928)

El encuentro entre Nina Petróvskaya y Valeríy Briúsov aconteció en el salón donde se recogían los poetas simbolistas.

Él: el ídolo de muchos, prácticamente el sumo sacerdote del simbolismo y decadentismo; como si se alimentara tan solo de las violetitas y de noche recorriera las sepultaras en el cementerio. Ella: cautivada por el misticismo y una dama exaltada convertía su vida en una discontinua trepidación.

Es posible que la primera vez que Briúsov ve a Nina, a propósito hace la vista gorda (aunque esto resulta imposible, ya que Petróvskaya lleva un vestido negro muy apretadito, con las sartas en una mano y una cruz gigantesca colgándose de su cuello). En aquel entonces ella tenía 20 y el 31 años.

Su próximo encuentro tuvo lugar en el Teatro Bolshói en el estreno de «Вишнёвый сад» (El jardín de los cerezos) en 1904. Nina se enamora de verdad por primera vez. Briúsov, absorbido por el remolino, por fin ve su sueño cumplirse: ha encontrado el amor, que hasta el momento solo ha vivido en sus poemas, y a la mujer de la que solamente ha leído en los libros. Nina se convierte en el prototipo de protagonista para la novela de Briúsov «Огненный ангел» (El ángel ardiente/fogoso): la endemoniada Renata.

 3) Avgusta Miklashévskaya y Serguéy Yesénin

возлюбленная августа миклашевская - Самое интересное в блога…

Avgusta Miklashévskaya (1891-1977)

Esta preciosa mujer vino a ser la salvación de Yesénin después de la ruptura con Isadora Duncan y la vuelta a la tierra patria. Avgusta Miklashévskaya resultó ser justo la mujer con la que soñaba el poeta. Sabía escuchar y comprender, su mirada siempre estaba llena de ternura y tristeza. Yesénin dejó los escándalos y provocaciones y se dejó llevar por el amor. Al lado suya se sentía libre de verdad, su alma respiraba «el aroma de miel y rosas». El poeta ruso dedica unos de sus poemas más bellos a Avgusta Miklashévskaya, por ejemplo: «Ты такая ж простая как все…» (Eres tan simple como todos…), «Дорогая, сядем рядом…» (Mi querida, nos sentamos juntos), «Ты прохладой меня не мучай…» (No me hagas sufrir con frialdad…), entre otros.
Sin embargo, el amor entre ambos no fue mutuo, ya que Avgusta se consideraba una mujer incapaz de amar y muy fría. Además, tenía otras responsabilidades, como cuidar sola de su hijo y trabajar en el teatro, que era lo único que le permitía mantener su pequeña familia. Aún así  Avgusta Miklashévskaya seguía siendo para Yesénin una isla de consolación y quietud que le salvaba de las tormentas y escándalos, una oración metamórfica.


Para citar como un blog

Fuentes: 

  1. http://russian7.ru/2013/06/7-muz-velikix-russkix-poetov/
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Musas y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿De quiénes se enamoraban los poetas rusos? {1}

  1. Pingback: ¿De quiénes se enamoraban los poetas rusos? {3} | Traducimos la poesía rusa al español

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s