Teoría de la traducción de poesía: Marisa Viniárski {parte 1}

Hoy me apetece compartir con ustedes, mis lectores, una entrada más dedicada a la teoría de la traducción de poesía. Si habéis leído ya la entrada anterior dedicada al mismo tema (Teoría de la traducción de poesía: Serguéi Goncharénko {parte 1}), entonces, sabréis que suelo dividirlas en varias partes, debido a que este tipo de artículos constan de bastantes páginas, y lo que pretendo es elaborar una traducción en español lo más útil, amena e interesante posible con el fin de que aprendamos un poco más juntos. Aquí os presento la primera parte del artículo escrito por Marisa Viniárski (una escritora uruguaya; por desgracia no consigo encontrar como se escribe su nombre con las letras latinas, disculpen la transliteración). ¡Espero que os guste esta entrada!


Cuadernos del traductor Nº 20
1983

Marisa Viniárski (Moscú)
Мариса Виньярски, página 25-34

Algunas dificultades de la traducción poética de ruso a español
О некоторых проблемах поэтического перевода с русского языка на испанский

Los poemas se puede traducir en versos, pero también se puede traducir en prosa. Los teóricos se decantaron con bastante decisión y hace tiempo por la traducción de la poesía en forma de poesía y no de prosa. Recordemos las palabras de Valériy Briúsov que en 1905 afirmaba que «Los poemas traducidos en prosa, aunque se trate de una traducción en prosa muy buena, mueren». Sin embargo, la práctica, que surgió mucho antes que los tratados teóricos y que depende muy poco de los mismos, no es la que acabamos de describir: los poemas se traducen tanto en versos como en prosa. Si analizamos la literatura rusa, veremos que efectivamente la poesía tradicionalmente se traduce en versos; y si adentramos a las tradiciones de la literatura europea, observaremos que la poesía se traduce con la misma frecuencia en prosa. Un buen ejemplo de lo dicho sería la literatura francesa, aunque esta tradición perdura aún más en la literatura española. En la literatura español tiene cabida la traducción poética y la traducción en prosa. Hablemos de la última versión de Eugenio Onieguin de 1969 (en aquel momento esta fue la última traducción realizada de la obra de Púshkin) que se tradujo en prosa. Lo curioso es que en las notas preliminares a la traducción no hay ni una palabra del porqué de esta traducción. La respuesta es muy sencilla: tanto al traductor como a los editores esta decisión no les parece extraña ni tampoco requiere una explicación.

Hasta el momento hemos hablado tan solo de la literatura española. Lo que podemos decir de la literatura latinoamericana es que la traducción poética en general es un fenómeno escaso. Y si se traduce, pues, igualmente en prosa. Algunas traducciones, incluso, guardan la estructura lineal del original. Dicho de otro modo, la desnudez prosaica está vestida en forma de versos.

La traducción en prosa y la prosa enmascarada con los versos en la literatura hispana no es el resultado de una elección subordinada a una metodología de traducción poética específica. Por una parte, se trata, más bien, de una costumbre literaria ya constituida y, por otra parte, de una circunstancia extendida como el hecho de que la poesía rusa se tradujo al español, en su gran mayoría, por las personas que no eran poetas o que no dominaban las bases de las formas poéticas. Aunque, a veces, estos traductores se atrevían a traducir en versos, los resultados no convencían a los editores, los cuales al ver las versiones paralelas (el original y la traducción), al fin y al cabo, se decantaban por la traducción en prosa.

En este sentido, resulta muy representativo el siguiente ejemplo. Existen varias traducciones poéticas de La Ilíada y La Odisea de Homero a la lengua española. La traducción realizada por José Hermosilla se considera la mejor, hecha en versos endecasílabos (Madrid: Imprenta Real, 1831). Sin embargo, en las editoriales de prestigio se usa, como norma general, la traducción en prosa realizada a principios del siglo XX por Luis Segalá y Estalella (1910). El Instituto Cubano del Libro eligió esta traducción para su edición de las obras de Homero. Ángel Luís Fernández y Ana Victoria Fon lo explicaron de una manera muy curiosa: entre los traductores de Homero al español no se encontró ni uno que pudiera repetir el éxito de Victor Bérard que recreó La Ilíada y La Odisea en francés, utilizando los versos alejandrinos y regalando, de este modo, a los lectores franceses no solo una traducción más fiel al texto original, sino que también una traducción literaria, «cultural», como bien dicen los autores, refiriéndose a la expresividad del texto.

A modo de comparación, destacaremos que en la literatura rusa se habituó otra tradición. En la escuela rusa de traducción poética, que acabó de formarse y recibir sus últimos retoques a lo largo del período soviético, prevaleció el principio de traducción de la poesía en versos, lo que se basa en la metodología funcional de evaluación de adecuación de la traducción tanto en su conjunto como en algunos aspectos en particular. Por lo tanto,  la teoría de la traducción poética elaborada por los autores soviéticos apoya precisamente esta concepción de traducción y de ahí que busca las soluciones a las dificultades traductológicas que surjan en el camino.


Para citar como un blog

Fuentes:

  1. Cuadernos del traductor. Revista Nº20, 1983. «Тетради переводчика». Выпуск 20. Сборник издается на общественных началах. (Москва: Издательство «Международные отношения», 1983) 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Teoría de la traducción y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s